Adrenalina…

Pilas cargadas a tope, músculos en tensión, rodillas magulladas, algún moratón que otro, y agujetas infinitas…
Una tarde inolvidable, para repetir diría yo.

Vivirlo para sentirlo…
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *