Nuevas sensaciones

La vida esta llena de casualidades. Si discrepáis en este principio, entonces rectifico y generalizo menos, y digo: mi vida está llena de casualidades.

No podría enumerar una a una las repentinas sorpresas que me he ido llevando a lo largo de mi vida algunas buenas, otras son malas, muchas de ellas han pasado desapercibidas hasta que después de una simple conversación o cualquier insignificante acontecimiento, te da la sensación de que todo estaba ya planeado de antemano, es aquí donde entra el debate entre casualidad o destino, pero yo no quiero entrar en ese terreno, porque me aterra pensar que todo esta marcado por un destino que no puedes modificar, pero hay acontecimiento que suceden que son imposibles de que ocurran por casualidad. Siempre me consuela pensar en el termino medio, que es que hay un destino escrito, pero que se reescribe día a día, dándote la libertad para cambiarlo según tus actos y decisiones.

Pero antes de eso, hay que estar dispuesto a dejarse sorprender, y aunque a veces eso me cuesta, un simple acto, que no es sacrificio ninguno te reporta posteriormente una conjunto de agradables sensaciones y que estás seguro de que quieres repetirlas.

Y eso es lo que me ha pasado este jueves, y este viernes, la verdad es que he tenido mucha suerte de encontrarme con gente tan esplendida, y es algo de agradecer y de hacerlo saber.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *